jueves, junio 02, 2011



.
.




.
.
.

1 comentario:

Celestina Terciopelo dijo...

Una de las cosas que a una le cuesta trabajo perdonarse es, precisamente, construir (casi siempre sin quererlo) la soledad del otro.

Plugin relativo para WordPress, Blogger...