lunes, noviembre 19, 2012

York vs. Wreck-It Ralph!: Una reseña en cinco asaltos





Ya la vi y si ustedes no, a lo mejor no querrán leer los siguientes párrafos, por aquello de no perderle el encanto.

La película tiene tres actos:

  • El primer acto es muy divertido, de risa loca, turbo geek, lleno de fan service para los que crecimos en las salas de Arcade, con algunos bocaditos que recuerdan a Dorkly y amenaza con plantear un enredo muy interesante.

  • El segundo acto es malísimo, insufrible, largo, aburrido, el guión le da demasiadas vueltas a las cosas para un nudo o conflicto que originalmente es tan sencillo como el de cualquier cuento infantil (ganar la carrera, fin), hubo un rato en el que casi me quedo dormido, le pierdes un poco de interés a todo, incluyendo los protagonistas.
  • El tercer acto es genial, trepidante, muy muy MUY divertido, todo recupera el ritmo, rescata algunos de los elementos del primer acto y les da un ahora otro matiz, más dramático, lo que al inicio te hizo reír ahora aquí te pone a llorar o de perdis con el ojito Remi. Por un momento coquetean con resolver la trama en un desenlace negro, pero no, al final regresan a tierra segura y nos recetan un final rosa, que está tan bien armado que aceptas de buena gana.

  • Estoy consciente de que lo que volvió insoportable el segundo acto fue el doblaje, y ojo, lo digo en serio, el doblabje al Español (latino) de Wreck-It Ralph es una de las cosas más horribles que se hayan hecho en años. El principal problema es el error  de casting de voces, donde el peor movimiento fue agarrar a María Antonieta de las Nieves "La Chilindrina" para interpretar a Vanellope von Schweetz. Es una mamada auditivamente irritante. La animación no corresponde con el lip-sync de la señora, ni los diálogos con "su toque", ni los modismos, ni el tono aguardentoso, ni nada. Casi me salí de la sala.

  • El soundtrack de la película es una auténtica belleza. Lo amé. Más allá del gag con Skrillex y la fiesta, que es un chiste que sólo será gracioso hasta 2013, el resto del sountrack tiene canciones que funcionan perfecto entre el tono de la película y la nostalgia retro por los videojuegos de 8 bits. Mi canción favorita es Sugar Rush de las AKB48:



En fin, en resumen, por su tercer acto me gustó. Dudo que la compre en Blu-ray, esperaba un poquititito más, me prometía un poquititito más. Diría que Disney ya está dando pasos solito sin Pixar, pero la mitad del equipo de ellos estuvieron metidos en la producción.




1 comentario:

sofia martínez dijo...

En mi opinión es la más completa de los últimos clásicos de Disney, ya que no hay ningún personaje que sobre, no tiene momentos aburridos, estás en tensión durante gran parte de la película y tiene un ritmo y los personajes enganchan de tal manera que difícilmente puedes moverte de la butaca. Además de mezclar de una manera magistral momentos cómicos con sentimentales no siendo una película de amor propiamente dicha.

Plugin relativo para WordPress, Blogger...