lunes, enero 05, 2009

Notas de una suma colectiva

Fue un fin de pensar en dobles y dobleces. De beber tinto en la ventana para esperar el amanecer. De aprender que escuchar a Tom Waits con una botella de vino y la primera luz del sol es casi religioso. De lograr una extraña reflexión en un pedacito de papel*. De perdonar y compartir. De llamar y ser llamado. Encontrar lo que nunca estuvo extraviado...
(y que sea lo que sea...)

Además, ya tengo con quien decir "Miermano".

*: Severo Ochoa afirmaba que el amor no es más que física y química. Su intención de convertir una locura en un refugio a las irracionalidades yo la completaría agregando un tercer factor a la ecuación: La alquimia de la aritmética.

4 comentarios:

Sue dijo...

La aritmética parece ser en suma la parte más compleja... yo he hecho algunos malos cálculos ¿será que debo seguir practicando?

yorkperry dijo...

no sé... a veces sin saberlo ya llegaste ahí y contra toda lógica funcionó

Celestina Terciopelo dijo...

un experto en suministrar salvaciones

mamá logón dijo...

sshhh, saben? el amor en realidad es "fuerza de gravedad" pero yo no se lo fije

Plugin relativo para WordPress, Blogger...